En redes sociales se está divulgando un video que capta el momento cuando un feligrés decidió enfrentarse al sacerdote P. Paul Brunet en la parroquia St. Frances Cabrini, ubicada en Lakewood, en Washington (Estados Unidos).

 

El metraje, al parecer, fue grabado el 24 de octubre, en plena homilía dominical de mediodía.

 

En el clip viralizado se ve cómo el padre Brunet le ordenó al hombre abandonar la iglesia, al parecer, por no usar tapabocas. Aunque luego se dio a conocer que esa no era la razón principal de la expulsión.

 

“Estás en infracción”, aseveró el sacerdote desde el altar.

 

El sujeto, quien vestía una camiseta azul, se levantó de su asiento y avanzó hacia el sacerdote.

 

Tal parece que lo hizo con actitud desafiante dado que, en ese momento, el religioso pidió que llamaran a los guardias de seguridad.

 

Ante la reacción del hombre, el clérigo se sentó en una silla y rechazó el enfrentamiento.

 

Los demás feligreses intervinieron cuando el individuo siguió caminando hacia el sacerdote.

Unos veinte hombres reaccionaron ante la amenaza. Entre varios asistentes y un guardia redujeron y sacaron del recinto al sujeto.

 

Medios locales señalaron que, aunque en el estado de Washington está reglamentado el uso de tapabocas en interiores, y el hombre parece ser el único asistente que no porta el implemento, ese no fue el único motivo por el que comenzó la disputa.

 

El sujeto de camiseta azul había recibido previamente una notificación de ‘prohibido el paso’, por una “conducta abusiva y amenazante” a principios de octubre, según informó ‘Daily Mail’.

 

Según una carta que compartió el sacerdote Brunet, obtenida por el medio local ‘Kiro 7’, el sujeto en cuestión “eligió ignorar esta orden cuando apareció en la misa”.

 

Después del incidente del video, el hombre recibió una acusación por allanamiento de morada en primer grado, indicó el citado medio.

 

“La parroquia y la escuela están trabajando en estrecha colaboración con el departamento de policía de Lakewood, el fiscal de la ciudad de Lakewood y la seguridad privada para mantener precauciones de seguridad adicionales”, concluyó el sacerdote en su carta.

Fuente: EL TIEMPO

publicidad publicidad