Luego que la fiscalía realizara el proceso de indagación sobre los delitos imputables al ex alcalde de Saladoblanco Vidal Vargas Lomelín, se determinó libertad al exfuncionario, que quedará vinculado en la investigación.

Según informó la fiscalía los ex alcaldes de Oporapa y Saladoblanco habrían sido acusados por excombatientes por apoyar con inteligencia, financiera, logísticamente la toma guerrillera del los días 11 y 12 de julio.

Tanto Vidal Lomelín, como Lauerano Molina quedaron en libertad, luego que se llevara a cabo el proceso de indagatoria, y no se encontrara material para determinar privación de la libertad.

Relación del caso por el cual fueron capturados:


Laureano Molina Scarpetta, exalcalde de Oparapa para la época de los hechos y actual concejal de Pitalito; y de Vidal Vargas Lomelin, exalcalde de Saladolanco (Huila) para la misma época, fueron capturados por los delitos de homicidio en persona protegida, homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y terrorismo.

Los hechos ocurrieron a mediados del año 2002 cuando miembros de la guerrilla incursionaron en Oparapa y la inspección de Maito-Tarqui en Huila, dejando como saldo cuatro personas muertas, entre ellos dos agentes de la Policía y dos civiles.

A raíz de la compulsa de copias que hizo la entonces Unidad Nacional de Fiscalías de Justicia y Paz, hoy Dirección de Justicia Transicional, se logró determinar que ambos sindicados habrían brindado colaboración financiera, logística y de inteligencia, a dicho grupo insurgente en aquella época, estableciéndose de esa manera su posible participación en la mencionada toma.

Se les investiga por la muerte indiscriminada de dos civiles que no tenían que ver con el conflicto armado de ese entonces, configurándose el delito de homicidio en persona protegida.