A 26 años de su muerte, el capricho de Pablo Escobar de traer hipopótamos a su zoológico personal sigue causándole problemas a Colombia. Según el biólogo Germán Jiménez, la especie está extendiéndose cada vez más por el Magdalena Medio y el problema es que, por ahora, no existe ninguna estrategia para controlar su reproducción. 

Los hipopótamos llegaron al país hacia los años 80, cuando el narcotraficante los trajo para engrosar la lista de animales de su zoológico personal, ubicado en el municipio de Puerto Triunfo, a 165 kilómetros de Medellín. En esa ocasión trajo tres hembras y cuatro machos que, luego de su muerte, pasaron a ser parte del parque temático que se construyó en la Hacienda Nápoles.

Sin embargo, aunque se decía que estaban en cautiverio, a principios de 2006 empezaron a circular rumores de que pobladores cercanos al lugar avistaban hipopótamos a lo largo del río Magdalena. La situación llamó la atención de científicos y autoridades ambientales pues esta especie, originaria de África, se caracteriza por ser un fuerte demoledor de los ecosistemas.

Desde entonces, un grueso grupo de investigadores nacionales e internacionales, entre los que destacan el biólogo David Echeverri, de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Cornare), Elizabeth Anderson, codirectora del Departamento de la Tierra y el Ambiente del Instituto del Agua y el Ambiente en la Universidad Internacional de La Florida y el biólogo Germán Jiménez, han estudiado el tema. 



Preocupación




“Estos animales, tan pesados en su vida adulta, generan mucho pisoteo en la tierra, alteran los suelos y consumen 70 u 80 kilos de pasto al día por cabeza. Son como una podadora”, explica Jiménez. Según los estudios, también resultan afectados los peces, plantas y cualquier otra especie propia de ecosistemas del Magdalena Medio como caimanes, manatíes nutrias que viven en los humedales y ciénagas donde se asientan los hipopótamos.

De acuerdo con Jiménez, existe evidencia de que en África muchos peces han muerto por la contaminación que producen las heces de estos animales. “Defecan mucho en las zonas y pozos donde viven y eso puede dejar a los peces sin oxígeno”, dice el biólogo y también profesor de la Universidad Javeriana.
Pero el impacto real que pueden generar en Colombia, por ahora, sigue siendo una hipótesis dado que no se tiene conocimiento a ciencia cierta de cuántas y qué tipo de especies de fauna de la zona han sido afectadas por la presencia de estos gigantescos animales en humedales y pantanos, entre otros.

El único acercamiento que han logrado los científicos en la zona son una serie de 1.500 encuestas preliminares con pobladores para establecer cuál es la cantidad de animales que hay y su interacción con los humanos. Pero se adelantan varias investigaciones: uno de ellas es un estudio del impacto ambiental con las universidades Javeriana, de Antioquia, UPTC y la de San Diego (Estados Unidos) para ver cómo los hipopótamos están desplazando a la fauna nativa.

Un estudio adicional lo adelanta el Instituto Humboldt para desarrollar un mapa biomodelo de especies exóticas que permitirá ver en donde están ubicados los animales y también documentar datos técnicos de su especie.

 “Lo que nos dice la gente en los reportes es que la población de estos hipopótamos está creciendo. La estimación es que hay entre  60 y 80 individuos”, dice Jiménez. Pero lo preocupante es que existe la hipótesis de que aquí se reproducen más rápido, pues llegan a la madurez sexual más jóvenes que en África. En ese sentido, “en 30 años, es decir para 2050, esos 60 u 80 animales, pueden llegar a ser 400”, dice el experto.

 “Esta zona es perfecta para ellos porque hay pocetas, humedales y una óptima temperatura. Es un ambiente similar al que vivían en África, con la diferencia de que no tienen depredadores naturales, por eso es un paraíso para ellos”, agrega el experto. En efecto, cuando un hipopótamos adulto no tiene competencia, su potencial de vida es muy alto y, por ende, su potencial de reproducción.


Semana Sostenible 

publicidad