Dio a luz y de inmediato fue separada de la pequeña Heaven, a quien ni siquiera tuvo la opción de alzar. “Pónganse el tapabocas”, pidió el viudo, que ahora debe velar por sus tres hijos.

Vanessa Cárdenas González, de 33 años y quien vivía en California, Estados Unidos, se contagió de COVID-19 en las últimas semanas de su embarazo, en noviembre, y desde el día del parto no pudo estar cerca de su bebé.

Aunque ambas fueron dadas de alta y la mujer le pidió a su esposo Alfonso González que dejara a la niña con ella en su cuarto, él se negó a hacerlo, por qué temía por la salud de la recién nacida.

“Estaba destrozada”, reconoció el hombre, que mantenía el contacto entre madre e hija a través de videollamadas.

Pero la salud de la mujer se deterioró por el coronavirus y tuvo que ser llevada a urgencias, donde sufrió un infarto y estuvo internada más de un mes antes de fallecer.

El acongojado padre reveló que piensa guardar las cosas de su esposa para que la bebé sepa quién era su mamá a medida que vaya creciendo.

Publicidad