El consejero presidencial de Seguridad Nacional, Rafael Guarín, propuso al Ministerio de Defensa que se regule el uso de las armas traumáticas en Colombia conforme al artículo 6 del decreto ley 2535 de 1993, y se prohíba su libre venta y comercialización.

A través de sus redes sociales, Guarín aseguró que las armas de fuego y las armas traumáticas son similares en sus características físicas, pues “el funcionamiento físico y químico de ambas emplean el mismo principio, el cual consta de la combustión de una sustancia química para expulsar el proyectil”.

Además, señaló que la Política de Convivencia y Seguridad Ciudadana señala el desarme general con el fin de garantizar el monopolio de las armas en cabeza del Estado “y que tenga plena vigencia el principio de exclusividad del uso de la fuerza en cabeza del Estado, conforme a la Constitución”.

Según cifras de la Policía, en 2020 fueron incautadas de manera preventiva 4.791 armas de fogueo, neumáticas, de aire y electrochoque por parte de la Dirección de Seguridad Ciudadana. En los dos primeros meses de este año, ya van 1.657 armas de este tipo decomisadas.

Publicidad